La metáfora del “quieren flan”

Por Pepe Robles |

“Quieren pan, no les dan…
y les cortan el pescuezo.”

La semana pasada el humorista Alfredo Casero realizó una especie de sketch cómico durante una entrevista televisiva, comparando al pueblo argentino con doce niños y niñas caprichosos que le gritan desaforadamente a Macri -puesto por Casero en el rol de padre-, “Queremos flan, queremos flan papá, queremos flan”, a pesar de que la casa estaba quemada. En los días siguientes, el macrismo adhirió masivamente a la metáfora del “queremos flan”, encabezados por el propio Macri que publicó en Instagram una foto en la que aparece comiendo flan, mientras mira a la cámara muy sonriente. Al día siguiente los legisladores macristas, con Macri, reiteraron la adhesión a la metáfora en la Quinta Presidencial, al cantar a coro la consigna “Queremos flan, queremos flan”.

La metáfora de Casero sobre el pueblo-hijo de Macri-Padre reclamándole “queremos flan”, admite por supuesto múltiples lecturas, muchas de ellas muy confusas y hasta contradictorias. El propio Alfredo Casero cuando fue interrogado por su significado, no quiso explicar su chiste y afirmó que el pueblo argentino “tiene un coeficiente intelectual muy bajo”. Pero más allá de eso, su expresa intencionalidad política, la adhesión inmediata que recibió por parte del macrismo y la enorme difusión mediática que recibió, hace que la metáfora del “quieren flan”, quede como reflejo del pensamiento profundo del gobierno de Cambiemos: eso que no se dice, pero se siente.

No voy a entrar aquí en algunos notables significados implícitos o inconcientes que han sido señalados en la metáfora del flan, como su condición de “postre”; la asimilación de “postre” a deseo y premio; el hecho de que Macri muestre una foto comiendo flan mientras sus hijos e hijas no pueden comerlo; el incendio de la casa, etc. Tampoco con la similitud del “quieren flan…”, con el “quieren pan, no les dan… y les cortan el pescuezo”. El inconciente a veces esconde los monstruos que la conciencia no se anima a mostrar.

Pero más allá de los significados inconcientes o implícitos, la metáfora del “Quieren Flan” tiene un significado explícito. Lo primero que nos dice explícitamente, es que para Casero y Cambiemos el pueblo argentino son como hijos e hijas, provistos por el Padre-Gobierno, que piden caprichosamente lo que desean, sin entender lo que pasa. Reclaman “flan” cuando “no se puede”, al menos en opinión del Gobierno, asimilado al Padre.

Vista así la metáfora del “quieren flan” y del “no se puede”, es una metáfora perfecta de las luchas sociales, vistas desde el punto de vista conservador. Todas la luchas sociales reclamaron y siguen reclamando cosas, derechos, deseos, que el Poder de turno dice que es imposible. Así fue la lucha contra la esclavitud, las ocho horas, el descanso dominical y luego el sábado inglés, la prohibición del trabajo infantil, las vacaciones pagas, el aguinaldo, las jubilaciones, la libertad sindical, la protección contra el despido… Todos esos deseos eran imposibles, según el Poder de cada momento. Pero no solamente los derechos laborales: también era imposible la Independencia, la democracia, los derechos políticos de las mujeres, la educación gratuita, el matrimonio igualitario… Todos esos fueron flanes que “no se podían” y “sí se pudieron”.

No deja de ser significativo que la corta vida de Cambiemos, haya nacido con el eslógan de “Si se puede” y apenas tres años después agonice con la metáfora de “No se puede”. Ni siquiera comer flan.

Anuncios

Opiniones:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s